Menu

Quiero ser mamá

 

 

Lo de ser mamá era algo que siempre estuvo ahí pero que nunca te llamó la atención. Sin embargo, ahora de repente… ¿Te das cuenta de que estás lista para tener hijos y sueñas con quedarte embarazada? Incluso Google parece haberse dado cuenta, y con sus artes oscuras te muestra anuncios de test de ovulación. Vale, reconócelo, has estado viendo las fotos de bebés de tus amigas, mirando páginas de ropita y buscando cómo decorar la futura habitación del bebé en Pinterest. De modo que a continuación podrás leer algunos consejos sobre cómo mejorar tu fertilidad.

 

Si estás pensando en tener un bebé o ya estás tratando de quedar embarazada. Si hasta ahora lo has intentado sin éxito, debes conocer algunos consejos sobre cómo llevar a tu cuerpo a la mejor forma para la concepción.

Consejos para una mayor fertilidad

1. Mantén un registro de tu peso

Un peso por debajo o por encima de lo normal puede causar un desequilibrio hormonal e incluso detener la ovulación.

 

2. La importancia de una dieta equilibrada

Debes comer alimentos saludables, predominantemente orgánicos. Asegúrate de obtener la cantidad adecuada de vitaminas y minerales todos los días. Elementos como el zinc, el selenio, las vitaminas A, C y E, así como el té de diente de león y el ajo pueden ayudar al cuerpo a iniciar el proceso de desintoxicación y eliminar las sales de metales pesados ​​y productos químicos. Por cierto, el zinc y el selenio son extremadamente beneficiosos para los hombres, ya que tienen un efecto positivo en la composición de los espermatozoides.

 

3. Toma ácido fólico

Las mujeres que planean quedar embarazadas deben tomar ácido fólico. Esto será beneficioso durante la formación del sistema nervioso central del futuro feto y reducirá el riesgo de hernia espinal congénita. Idealmente, debes comenzar a tomar ácido fólico tres meses antes de tus intentos planificados de concebir.

 

4. Empieza a hacer ejercicio

Dos horas a la semana o media hora al día es un gran comienzo. Estar en forma es importante. Un ejercicio suave que puedas mantener durante el embarazo, como el yoga, caminar o la natación, son ideales.

 

5. Deja de fumar, el alcohol y las drogas

Quien dice drogas, dice cualquier tipo de estimulante innecesario, como el café o el té. Cámbielo por infusiones de hierbas saludables, como la manzanilla o la tila.

 

6. Protégete de los productos químicos, los venenos y la radiación

Durante los últimos 50 años, la actividad biológica de los espermatozoides masculinos se ha reducido a la mitad debido a la exposición a productos químicos y toxinas, así que este consejo va para tu pareja. El embarazo es cosa de dos. Así que, a excepción del ácido fólico, puede aplicarse también el resto de puntos.

 

7. Libérate del estrés

¿Trabajas demasiado tiempo o tienes que hacer frente a mucho trabajo en la oficina? Cambia a un modo más mesurado y relajado, ¡esto definitivamente ayudará!

 

Una vez llegados a este punto, es posible que te encuentres sobre varios mitos sobre el embarazo. Así que antes de armarte con tu test de embarazo, hablemos sobre ello.

A pesar de la abundancia de literatura temática y otros materiales, muchas mujeres creen en mitos comunes sobre las diferentes etapas del embarazo.

Consideremos los 5 más populares.

Sobre el coito interrumpido

Muchos creen que la interrupción del coito es un método anticonceptivo garantizado. Pero en realidad no lo es. El lubricante liberado durante las relaciones sexuales contiene suficiente esperma para quedar embarazada.

 

Sobre la infertilidad

Existe una creencia generalizada: si no puede concebir en tres meses, esto indica infertilidad. De hecho, a veces lleva de seis meses a un año concebir (asumiendo que no hay anticoncepción, por supuesto). Pero si la concepción no ocurre incluso después de un año, debe consultar a un especialista, ya que esto puede indicar problemas de salud.

 

Sobre la ovulación

Incluso aquellas mujeres que saben cómo calcular la ovulación y siempre tienen un calendario a mano, a menudo piensan erróneamente que la concepción solo puede ocurrir el día de la ovulación. Aquellos que están tratando de concebir un hijo deben tener relaciones sexuales unos días antes de que ocurra la ovulación. Entonces las posibilidades son mucho mayores.

 

Sobre buenas poses

Existe el mito de que existen ciertas posiciones que son más efectivas para concebir un hijo. Uno de estos se considera la postura de misionero. Pero esta afirmación no tiene base científica. Por cierto, la postura de un abedul después del coito no aumenta las posibilidades de quedar embarazada.

 

Sobre el sexo frecuente

A menudo se piensa que las relaciones sexuales frecuentes aumentan la probabilidad de concepción. La lógica es simple: cuantos más intentos, mayores serán las posibilidades. Pero cuanto más a menudo llega un hombre al orgasmo, menos esperma contiene su fluido seminal, lo que significa que, en realidad, las posibilidades son menores.

 

No debes creer todo lo que se dice, especialmente cuando se trata de temas tan importantes como la concepción y el embarazo. Recuerda que cualquier información requiere verificación, incluso si a primera vista parece confiable. Y ahora que ya tienes toda la información, apaga el ordenador y ponte manos a la obra: los bebés no se fabrican solos.